Cómo pedir ayuda y que nos digan que si!!!!


El modelo educativo en el que nos hemos desarrollado, ha favorecido y premiado la exigencia y la obligación de tener que ser autosuficientes e independientes.

Nos hemos hecho creer que no necesitamos de nadie para salir adelante y que pedir ayuda es un signo de debilidad. Es muy común pensar que, si pedimos ayuda, debemos de devolver el favor o que estamos demostrando un signo de fracaso o de inferioridad. Aprender a pedir ayuda cuando se necesita es un acto de humildad, ya que nos permite reconocer nuestras limitaciones y también a entender que no poseemos todas las respuestas, ni que tenemos la verdad absoluta. Nos permite además, aumentar nuestras posibilidades de resolver una situación y a la vez, nos ayuda a avanzar en la continuación de nuestras acciones y objetivos. Cuando pedimos ayuda, estamos dando un voto de confianza hacia la otra persona, permitiendo fortalecer el vínculo entre ambos. Nos hace ser más honestos a la hora de que seamos nosotros los que tengamos que ayudar a alguien.


Prefieren más brindar ayuda a solicitarla?, He de confesarles que un día aprendí que es necesario mantener un equilibrio entre dar y recibir. Desde el ámbito personal, la felicidad en una relación depende de la medida en que se toma y se da. Cuanto mayor sea el intercambio, más profunda es la felicidad. Debemos de dar lo que tenemos para dar, no dar aquello que es de nosotros o aquello que no nos corresponde. Por eso es importante reconocer que es lo que estamos dando a otros. Les recomiendo leer "Los Ordenes del Amor", de Bert Hellinger, Psicoanalista alemán, creador de la terapia de Constelaciones Familiares, donde podrán conocer un más a fondo sobre sobre el equilibrio que sustenta en la vida “el dar y el recibir” y por la tanto, pedir ayuda y recibirla.

Heidi Grant Halvorson, Sicóloga Social y Directora Asociada del Centro de Ciencias de la Motivación en la Escuela de Negocios de Columbia en su presentación “TED Salón Brightline Initiative”, llamada ¿cómo pedir ayuda y hacerlo sin sentirnos incómodos?, nos recomienda cuatro reglas muy simples y a la vez importantes para pedir ayuda y lograr que nos la den, pero haciendo que el proceso sea más gratificante también para quien brinda esta ayuda.

1. Ser específicos con la solicitud de ayuda, que tipo de ayuda y porqué. Los pedidos inespecíficos son de poca ayuda para la persona que nos va a ayudar

2. Eviten las disculpas, excusas, sobornos y a la hora de hacer su pedido de ayuda. La ayuda mutua es parte de una relación por lo que afirmaciones como: “me da mucha vergüenza, pero necesito ….” “te debo una”, “te voy a pagar en algún momento”, “si me ayudas con esto, yo te apoyo con…” Cómo voy a brindarte mi ayuda si tanto de molesta pedirla y hay que tener mucho cuidado a la hora que incentivamos que nos ayuden ofreciendo devolver el favor volviendo la ayuda en una transacción.

3. No pidan ayuda por correo electrónico o por mensaje de texto. Ambas son formas impersonales de hacerlo. Si bien es cierto, estas dos formas son menos incómodas para pedir un favor, está comprobado que un 80% de estas solicitudes serán contestadas por un “No”. Hacerlo cara a cara o cómo último recurso haciendo una llamada telefónica.

4. Seguir en comunicación con la persona que nos brindo la ayuda. Lo más gratificante a la hora de brindar ayuda es saber que la ayuda fue de utilidad.gr

Los invito a pedir ayuda, confiando en las personas que nos pueden ayudar, dejando de alimentar la desconfianza y el aislamiento y sobre todo reconociendo que no estamos solos, que hay muchas personas a nuestro alrededor dispuestas a ayudar!

Les deseo muchos éxitos personales y profesionales!!!


Marielos Mata, Practitioner,

Master y Coach en PNL



Featured Posts